domingo, 6 de julio de 2008

Me Odio.

A ciegas. Reptando por un suelo a cuadros que ya no es mas suelo sino tus brazos que me envuelven, en sueños. Sueños dorados que nunca voy a rozar ni con la punta de mis dedos. No está en mí, sino en vos el si alcanzo o no mis deseos mas estúpidos, msi caprichos mas fuertes. Son puras mentiras, Pura imaginación que al fin y al cabo no hace mas que hundirme en el mar de texturas que la vida me ofrece y no disfruto. El mundo siempre supo lo que yo quiero pero nunca me lo ofreció. Busco alguien con otra sintonía, capaz de quererme como jamás me quisieron, que repare los harapos de los que se compone lo que alguna vez se llamó alma y que ahora ya no tiene nombre, perdido en historias de amor inexistentes.

Jugo de corazón, tengo sed de tu sangre y de nadie mas.

1 Habladurías:

sophhie dijo...

tener sed de sangre = te siento gótica
tal vez hablar por teléfono nuevamente?